encabezado
bernardo berger
CAMARA
ficha legislativa
banner cuenta publica bernardo berger
+ OPINIONES

El laboratorio de Marea Roja

Miércoles 23 de mayo de 2018. Vigilancia permanente y confirmación temprana son dos acciones que en el campo de la salud pública marcan una diferencia gigantesca a la hora de proteger a la población. A su vez, son dos debilidades que exhibe la costa de la región de Los Ríos para prevenir oportunamente los riesgos asociados a la Marea Roja y otras toxinas peligrosas de tipo estacionales, que de tanto en tanto nos trae el mar.

En tal sentido, hace unos días planteé la necesidad de imprimir celeridad al Laboratorio de Monitoreo y Detección Temprana de Marea Roja. Más aún, que este proyecto no quede en el olvido luego que el gobierno anterior, pese a los esfuerzos desplegados, se le olvidara asignar recursos de ejecución.

Así se lo hice notar también a los ministros de Salud, Hacienda y Economía, a quienes pedí que se hagan las coordinaciones y esfuerzos que permitan “rescatar” este proyecto. Igual, esperamos abordar la materia en la comisión de Pesca, Intereses Marítimos y Acuicultura de la Cámara Baja, la cual integro.

El recurso marino requiere un trato preferente en Chile, que se traduce en normativa y orgánica efectiva, vigilancia eficiente e investigación constante. La necesidad de garantizar la sustentabilidad nos obliga a extremar las medidas de protección, más cuando éstas se ven comprometida no sólo por la extracción ilegal, sino también por los episodios que la propia naturaleza nos impone.

En la actualidad, los únicos dos laboratorios validados por el Instituto de Salud Pública de Chile para la confirmación de muestras en este tipo se encuentran en Puerto Montt y en Santiago.

Por eso, el laboratorio en la región es una real urgencia no solo para la actividad económica pesquera, sino fundamentalmente para la seguridad sanitaria de la población, en una región donde la pesca es tan gravitante y su relación tan frágil ante el cambio de comportamiento de las aguas.

El Laboratorio de Salud Pública, Ambiental y Laboral para la Región de Los Ríos –su nombre preciso- surgió en 2016 tras la última gran crisis sanitaria por presencia de toxinas, y ante la imposibilidad de contar con diagnósticos tempranos que permitieran controlar la emergencia tiempo. En febrero de 2017 se hizo el traspaso de terrenos a la Subsecretaría de Salud Pública en la Isla Teja de Valdivia. Los diseños e ingenierías culminaron hace unas pocas semanas.


Bernardo Berger Fett
Diputado de la República

FACEBOOK